viernes, 3 de diciembre de 2010

Salir del closet...


De inicio muchos pensaran que es una salida tipo Ricky Martin, nada más alejado de la verdad...

Hace unos meses inicie una relación "sentimental" con una vieja amiga, nos dedicamos a hacer lo que los viejos amigos hacen... ir al cine, a comer, a comerse, etc...

Un buen día me recordó porqué era una vieja amiga cuando me manda un sms diciendo "estoy embarazada" (y recordé lo que pasó casi 13 años atrás), si bien no se me vino el mundo encima, si me creo un conflicto interno; en primera no es la mujer que escogí para madre de mis hijos, en segunda no estaba en mis planes tener uno, tercero ella está casada, y, por ultimo el recuerdo del intento anterior (a quien escogí oportunamente).

Ante esa lluvia de disyuntivas (y antes de volver a equivocarme) decidí tomarme un tiempo libre (de la aspirante a madre), sin descuidar mis obligaciones con el ahora casi bebé; he participado de la mayoría de las citas medicas, he comprado medicamentos, y le pregunto si se está alimentando, pero el instinto machista me obliga a mantenerme alejado de ella; aún no concibo la idea de llevar con ella una relación que pase de sexo...

Han pasado poco más de 4 meses, el bebé está por la mitad casi de su camino, y siento que es algo que no debo mantener oculto por más tiempo...

Seguiré pendiente del bebé, pelearé con la madre para que me lo deje ver, le daré el apoyo que pueda, pero mi relación con la madre terminó, será solo la madre de mi bebé y un recuerdo bonito de casi 13 años atrás...

Seguro que las pocas personas que leen esta inconsistente columna se reirán, se que a mi edad y con tooodo lo que se supone que sé no debí cometer un error así, pero funcionó antes, no sé porqué no funcionó ahora...

Veremos que nos depara el futuro... Esta es una historia que sé que continuará...

2 comentarios:

Hunter dijo...

A lo hecho pecho nomás, qué le va a hacer? No entiendo una cosa eso si. Es casada, y el marido que pito toca en este enredo?

Inconformista dijo...

El marido, con tal de conservar a la esposa, se sacrifica y acepta que ella tenga un hijo ajeno (y en teoria no se va a molestar por que lleve mi apellido)